Envíos Gratis a todo México a partir de 4,000 MXN

Llénate de Energía con Cordyceps


Actualmente, se han encontrado más de 700 especies de Cordyceps en el planeta, principalmente en el Sur de Asia, Europa y Norte América, donde 35 de estas especies han sido reportadas en la literatura científica por sus diversas propiedades medicinales para tratar diferentes condiciones médicas como problemas respiratorios, hepáticos y renales, así como por sus propiedades antitumorales. 


Su nombre  proviene del griego“kordyle” que significa “club” y del latín “-ceps”  que significa  “cabeza” por su forma tan distintiva de crecer.  [Imagen] Dentro de estas especies, las más estudiadas y usadas en la medicina occidental por cientos de años han sido el  Cordyceps sinesis y el Cordyceps militaris. 


Este hongo es muy particular al ser una especie endoparasitaria que crece y se reproduce dentro de insectos artrópodos, aunque actualmente, para su uso comercial, es cultivado in vitro.  Las diferentes especies que existen se clasifican dependiendo de dónde crezca y el huésped que infectan.


El Cordyceps contiene una gran diversidad de metabolitos que ha sido aislados y  estudiados in vitro e in vivo.  Los principales compuestos bioactivos identificados y reportados son los nucleósidos y polisacáridos que ayudan a regular y mejorar el funcionamiento de distintos sistemas en el cuerpo, incluyendo el sistema cardiovascular y el sistema inmune.


Te platicamos algunos de los beneficios más destacados e importantes.


Mejora el sistema cardiovascular y el rendimiento físico

El Cordyceps se conoce como el hongo de la energía por sus funciones en la mejora del rendimiento físico, ya que sus compuestos activos incrementan el flujo sanguíneo y aumentan la capacidad aeróbica del cuerpo.  

Este hongo ha crecido en interés científico y comercial debido a que en 1993, en los Juegos Asiáticos, el equipo chino de corredores rompió dos récords mundiales, donde el coach reportó que se debía al consumo de este hongo como suplemento. [##]  Posteriormente, el estudio y análisis de este hongo incrementó con distintas publicaciones en diferentes revistas científicas. 

En 2010 se reportó quela suplementación de este hongo por 12 semanas en adultos mayores saludables, mejoró su rendimiento físico y salud en general. 

Esto de debe a los compuestos bioactivos del hongo, particularmente de adenosin, el cual es precursor de la molécula de ATP, que es la  moneda de energía de nuestras células.  De esta forma, ayuda a los atletas y personas en general a mantener un ritmo y tiempo de ejercicio más intenso de energía, al proveerle al cuerpo de energía. 

Además, también se ha visto que suplementarse con Cordyeps ayuda a disminuir el ritmo cardiaco y aumentar el libido posiblemente vía la producción de testosterona, tanto en hombres como en mujeres. 

Antidiabético

Otro de los grandes beneficios del Cordyceps es su capacidad para disminuir los niveles de glucosa en sangre y mejorar la sensibilidad a la insulina gracias a los polisacáridos que contiene. Esto resulta de gran importancia para prevenir y tratar la diabetes. 

Diversos estudios han mostrado mejoría en los niveles de glucosa e insulina en ayunas, tanto en ratas diabéticas, como en no diabéticas, al suplementarse con extracto de este hongo, abriendo distintas ramas de investigación para estos compuestos y sus aplicaciones en para tratar a pacientes con diabetes. 

Mejora el sistema inmune

Por si fuera poco, este hongo medicinal también ha sido ampliamente estudiado por su capacidad para mejorar el sistema inmune por medio de la activación de “Killer cells”  y linfocitos, las cuales se encargan de regular procesos antitumorales, antiinflamatorios, antibacterianos, antidiabéticos entro muchos otros. 

Además de que es un potente agente antioxidante, ya que ayuda a la producción de compuestos como el glutatión y enzimas encargas de regular la producción de radicales libres como la superóxido dismutasa (SOD). 



Por estas razones, el Cordyceps es uno de nuestros hongos aliados favoritos que puedes encontrar en nuestras microdosis de liberación.  



Referencias: